Clic en la imagen para una versión más grande  Nombre:	MV5BOTFlODg1MTEtZTJhOC00OTY1LWE0YzctZjRlODdkYWY5ZDM4XkEyXkFqcGdeQXVyNjU1NzU3MzE@._V1_.jpg Vistas:	0 Tamaño:	85.6 KB ID:	12726

Es temporada de screeners y este año han salido de muy buena calidad, y uno cinéfilo y ávido de buenas películas, mala combinación. Ya muy tarde ayer domingo me aventuré en la nueva película de Clint Eastwood titulada Richard Jewell (2019). No tenía información sobre ella, pero cintas previas de Eastwood me han dejado muy buen sabor de boca. Así que no dudé en darle la oportunidad. Esta película narra de manera sencilla pero con gran ritmo, una historia verídica desarrollada durante el atentado terrorista en las Olimpiadas de Atlanta ´96. Con actuaciones sobresalientes de todo su reparto principal, en especial de mi consentido Sam Rockwell, esta producción no ha llamada la atención de los miembros de la Academia, salvo la nominación para Kathy Bates. Las razones son un tanto obvias: si criticas así de duramente a los medios de comunicación, pues automáticamente pasarás desapercibido. Si no, pregúntenle a Oliver Stone con su subvalorada Natural Born Killers. La dirección de Eastwood (89 años) es simplemente magistral: respeta la historia y la describe con una objetividad como pocas veces recuerdo en narrativas basadas en hechos reales. La película es brillante, humana, emotiva e imperdible.

Calificación: 9.1